Blog de ISTENAC

Tratamiento para el dolor de cuello

Tratamiento para el dolor de cuello

El dolor de cuello es un síntoma común en muchas personas. Suele manifestarse cuando los músculos se contraen debido a una mala postura, un sobreesfuerzo físico o una lesión. Sin embargo, esta dolencia se puede contrarrestar sin tratamientos quirúrgicos. Tan solo se le pueden dar al cuello algunos movimientos leves y ayudar a relajar esa zona afectada.

Causas y consecuencias del dolor de cuello

El cuello es flexible y soporta el peso de la cabeza, por lo que puede ser vulnerable a lesiones y trastornos que producen dolor y limitan el movimiento.

Las causas del dolor de cuello incluyen las siguientes:

  • Tensiones musculares: la sobrecarga, como permanecer muchas horas encorvado en frente de la computadora o el teléfono inteligente, por lo general causa tensiones musculares.
  • Articulaciones desgastadas: al igual que las demás articulaciones en el cuerpo, las articulaciones del cuello tienden a desgastarse con la edad. La artrosis hace que las protecciones (cartílago) entre los huesos (vértebras) se deterioren. 
  • Pinzamiento del nervio: las hernias de disco o los osteofitos en las vértebras del cuello pueden presionar los nervios que se expanden desde la médula espinal.
  • Lesiones: las colisiones automovilísticas en la parte posterior a menudo pueden provocar una hiperextensión cervical, que ocurre cuando la cabeza se sacude hacia atrás y hacia delante, y distender los tejidos blandos del cuello.
  • Enfermedades: ciertas enfermedades, como la artritis reumatoide, la meningitis o el cáncer, pueden causar dolor de cuello.

Algunas consecuencias más comunes del dolor de cuello son:

  • Lesión de latigazo cervical: el síndrome de la lesión del tejido blando, llamado de “latigazo” cervical,  resulta a menudo de choques automovilísticos por la parte trasera, frecuentemente cuando el cinturón de seguridad está abrochado.
  • Enfermedad degenerativa del disco y las articulaciones: en individuos jóvenes la herniación del núcleo pulposo de los discos cervicales puede causar radiculopatías con dolor intenso en el área de la raíz del nervio afectado.
  • Artritis Inflamatoria: la implicación de la espina cervical es importante en la AR, espondilitis anquilosante y poliartritis juvenil. El cuello puede verse afectado en pacientes con otras espondiloartropatías pero raramente con las artropatías cristalinas.
  • Artritis Reumatoide: la AR es la artropatía inflamatoria más común y la que más puede afectar a la espina cervical. Mitad o más de los pacientes con AR serán afectados en el cuello, predominantemente en las vértebras C1-C2.
  • Espondilitis Anquilosante: de las demás artropatías inflamatorias, la espondilitis anquilosante es la que más puede afectar la espina cervical y causar dolor en el cuello.
  • Poliartritis juvenil: La forma poliarticular de la artritis juvenil tiende a afectar la espina cervical. Puede causar anquilosis similar a la de la espondilitis anquilosante o enfermedad cervical en el área C1-C2 similar al de la AR adulta.

Ejercicios diarios para aliviar el dolor 

Esta dolencia puede durar unos días, por eso para aliviarla se recomiendan los siguientes ejercicios diarios: 

  • Realizar elongaciones en la zona afectada, inclinando hacia ambos costados la cabeza y cuello, haciendo movimientos circulares lentamente de derecha a izquierda, además de realizar movimientos de flexión y extensión con mantención de la posición de 15 segundos cada una.
  • Realizar ejercicios de rotación, durante 15 segundos rotar la cabeza de derecha a izquierda tratando de tocar el pecho con la barbilla. Repetir otros 15 segundos, comenzando de izquierda a derecha.
  • Realizar ejercicios de rotación de hombros, con los brazos extendidos hacia abajo y pegados al cuerpo, subir y bajar los hombros de manera circular durante 15 segundos.

¿Por qué se genera este agotamiento muscular?

Los músculos del cuello pueden distenderse por la mala postura, ya sea que por mala inclinación sobre la computadora o cuerpo encorvado sobre la mesa de trabajo. La artrosis también es una causa frecuente del dolor de cuello. En raras ocasiones, el dolor de cuello puede ser un síntoma de un problema más grave.

En la mayor parte de los casos el dolor del cuello puede ser un síntoma con diversas causas, que incluyen algunas de las siguientes: uso excesivo, actividad agotadora o uso incorrecto como, por ejemplo, levantar objetos pesados o de forma repetitiva, traumatismos, lesiones o fracturas.

Recomendaciones para evitar este dolor 

El dolor de cuello puede desencadenar o empeorar debido a una mala postura. Por lo tanto, se debe asegurar de siempre estar consciente de la postura adecuada mientras se está sentado(a) en el escritorio y se realizan las actividades del día. 

Lo recomendado para evitar dolor de cuello es: 

  1. Mantener una línea recta desde las caderas hasta los hombros y de los hombros a los oídos.
  2. Tomar pausas regulares para realizar estiramientos. Levantarse, moverse y estirar el cuerpo.
  3. Mover el nivel del monitor de la computadora y ajustarlo a la altura de los ojos. Se deben mantener las rodillas ligeramente por debajo de las caderas y apoyar los brazos sobre los descansabrazos del asiento.
  4. Si se debe atender una llamada telefónica, es mejor optar por un altavoz o un auricular para contestar. No sujetar el teléfono entre la oreja y el hombro.
  5. Al llevar bolsas pesadas, no cargarlas por encima de los hombros, ya que se podría hacer un daño directo al cuello.
  6. Practicar una buena postura al dormir, con la cabeza y el cuello alineados.

La mayor parte del dolor de cuello o cervical es de índole transitoria, y sus causas normalmente se desconocen. Las causas potencialmente serias de problemas en el cuello comúnmente derivan de lesiones o enfermedades degenerativas/inflamatorias de las articulaciones cervicales. Como las estructuras de las articulaciones y nervios en la espina dorsal del cuello están muy próximas entre sí, la enfermedad articular podría resultar en dolor neurológico, generalmente el más serio de las afecciones de cuello (patología cervical).

 

Si quieres convertirte en un profesional especializado en Osteopatía, solicita información sin ningún compromiso sobre nuestro Master en Osteopatía. ¡La formación, tu mejor inversión!

Avatar de marco Soto

Acerca del autor:

marco Soto

Ver todas las entradas por marco Soto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR