Blog de ISTENAC

Trastorno de la Articulación Temporomandibular

Trastorno de la Articulación Temporomandibular

El trastorno de la Articulación Temporomandibular (ATM) es poco conocido, sin embargo, es común y afecta aproximadamente al 30 % de la población. Este trastorno posee algunos síntomas tales como: dolor en la zona de la articulación y músculos masticadores, limitación al momento de realizar la acción de abrir y cerrar la boca, emisión de  sonidos articulares como chasquidos, ocasionando una fuerte molestia en la mandíbula y oído, acompañado de dolores cervicales y de cabeza.

En estos casos el tratamiento fisioterapéutico de la Articulación Temporomandibular es fundamental y funciona mayormente, ya que, es realizado de la mano de varios especialistas: fisioterapeutas y dentistas. Aquí se detalla la información que permite tener una visión más amplia de dicho trastorno. 

¿Qué es la ATM? 

La Articulación Temporomandibular se conoce como ATM y es aquella que se encuentra ubicada en la base del cráneo, específicamente delante de la estructura del oído, une la mandíbula con el maxilar superior. La ATM tiene una particularidad que otras articulaciones no poseen, ya que se caracteriza por tener una protuberancia redondeada de la mandíbula que se adapta a una especie de hueco o muesca en el cráneo y un disco que se encuentra hecho de un hueso suave denominado cartílago y está ubicado entre los dos huesos, llamado disco articular. 

Importancia de la ATM

Como se ha mencionado anteriormente la Articulación Temporomandibular (ATM) es la que conecta la cabeza y la mandíbula. Allí se pueden encontrar dos articulaciones, una en cada lado de la cabeza que funcionan al mismo tiempo. Es fundamental reconocer que es una de las pocas articulaciones móviles que se ubican en la cabeza, es por eso que es una de las zonas más importante del cuerpo, y además es una de las articulaciones más complejas. 

La ATM es importante porque es aquella que permite realizar acciones masticatorias como: laterales de ascenso y descenso, retrusión y protrusión. 

Entre un 40 y 75 % de la población ha presentado algún síntoma o signo de disfunción en la Articulación Temporomandibular, sin embargo, muchas personas deciden no consultar con un especialista, porque no afecta a su calidad y estilo de vida. 

Tiene mayor incidencia en las mujeres y las edades más frecuentes se encuentran en los 15 y 45 años aproximadamente. 

¿Por qué se debe tratar?

Cuando se presenta el trastorno de la Articulación Temporomandibular se debe ir a un especialista, ya que como cualquier otra articulación se puede fracturar, inflamarse y causar un fuerte dolor. Todo eso puede ocasionar limitaciones en cuanto al movimiento de la mandíbula inferior, causando dolor en el cuello y cabeza. 

Patologías de la ATM y relación con esfera craneal  

Las patologías de la ATM incluyen traumatismos, artritis, anomalías de desarrollo y congénitas, entre otros. Pueden afectar entre el 40-75 % de la población. 

Dichos trastornos afectan normalmente a los músculos y a su vez a la rama mandibular inferior, la cual se conecta con la esfera craneal. Aparte de estar comprometidas por estímulos mecánicos estructurales, también se puede observar que estos trastornos son ocasionados por efectos relacionados al estrés físico sobre las estructuras que se encuentran alrededor de la articulación. Dichas estructuras involucran lo siguiente: dientes, ligamentos, vasos sanguíneos, nervios cercanos, disco cartilaginoso en la articulación y músculos como el cuello y cara. 

Relación con la zona cervical 

Se puede encontrar tres aspectos fundamentales con respecto a la relación de la Articulación Temporomandibular con la zona cervical:

  • Relación funcional: la ATM se encuentra totalmente vinculada a nivel muscular miofascial y en el aspecto de inervación y vascularización.
  • Relación muscular: aquí se vincula con la musculatura infra y suprahioidea y el esternocleidomastoideo, aquí se une la mandíbula y el cráneo con la columna cervical por sus orígenes e inserciones, llegando a la zona de la clavícula y el omóplato. 
  • Relación de inervación: en este aspecto se hace referencia a la unión funcional entre el sistema motor de la mandíbula, el cual es el nervio trigémino junto al sistema motor cervical (ramas cervicales). La función de este nervio es la movilidad de la mandíbula y envía gran parte de la información sensorial a la cara, cavidad oral, conjuntiva y a su vez la inervación motora correspondiente a los músculos encargados de la masticación. 

¿Cómo es el tratamiento? 

En muchos casos los síntomas del trastorno de la Articulación Temporomandibular se disminuyen sin tratamiento alguno, sin embargo, si los malestares persisten el especialista indicará cuáles son los pasos a seguir y el tratamiento indicado.

Algunos medicamentos pueden aliviar los malestares que se refleja en el trastorno de la ATM junto a algunos tratamientos no quirúrgicos:

  • Analgésicos y antiinflamatorios: dependiendo del nivel del dolor el dentista o médico puede indicar un analgésico fuerte durante un tiempo específico.
  • Antidepresivos tricíclicos: este tipo de medicamento se utilizan mayormente para la depresión, sin embargo, en pequeñas dosis se pueden utilizar para aliviar el malestar, control del insomnio y el bruxismo.
  • Relajantes musculares: usualmente el especialista receta este tipo de medicamento durante algunas semanas para ayudar a disminuir el dolor debido a los trastornos temporomandibulares, originados por los espasmos musculares.

Las terapias para el ATM incluyen lo siguiente:

  • Férulas orales o protectores bucales (aparatos oclusales): es un dispositivo suave pero firme que se coloca sobre los dientes.
  • Fisioterapia: se realizan ejercicios para fortalecer y estirar los músculos de la mandíbula, puede incluir calor húmedo, hielo y ultrasonido.

Cirugía u otros procedimientos

  • Artrocentesis: se trata de la inserción de agujas pequeñas en la articulación.
  • Inyecciones: algunas personas utilizan inyecciones de corticoesteroides. 

Cirugía de articulación abierta: cuando el trastorno en la mandíbula no se resuelve con otros tratamientos se opta por este tipo de cirugía para reemplazar o reparar la articulación.

Si quieres convertirte en un profesional especializado en Osteopatía, solicita información sin ningún compromiso sobre nuestro Master en Osteopatía. ¡La formación, tu mejor inversión!

Avatar de marco Soto

Acerca del autor:

marco Soto

Ver todas las entradas por marco Soto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR