Blog de ISTENAC

¿Cómo se realiza el drenaje linfático?

¿Cómo se realiza el drenaje linfático?

El drenaje linfático es una técnica de masoterapia que consiste en realizar un masaje con movimientos acompasados, pausados y suaves, sobre diferentes zonas del cuerpo, para estimular el sistema linfático, responsable de eliminar toxinas y fundamental en el óptimo funcionamiento del sistema inmune.

El drenaje linfático se aplica para mejorar la contracción de los conductos linfáticos, contribuyendo a eliminar la hinchazón causada por la acumulación de líquidos (edemas) y otras alteraciones derivadas de la mala circulación de la linfa, un líquido que transporta los productos de desecho, desde los tejidos hacia el corazón.

La práctica del drenaje linfático manual (DLM) comenzó en la década de 1930, de la mano del doctor en filosofía Émil Vodder y su esposa, Estrid Vodder. Desarrollaron una técnica de movimientos con las manos, ligeros y rítmicos para estimular el sistema linfático, al notar que los pacientes con sinusitis crónica y otros trastornos inmunes tenían ganglios linfáticos inflamados.

Técnicas del drenaje linfático

El drenaje linfático se realiza de acuerdo con tres métodos fundamentales:

  • Método Vodder: fue desarrollado en Europa, en 1936, por el doctor Émil Vodder. La única herramienta en este método son las manos de un fisioterapeuta cualificado. Se puede trabajar con fines médicos o estéticos. La técnica consiste en delicados movimientos en círculo, con la presión requerida para estimular el movimiento de la linfa.
  • Método Leduc: desarrollado en Europa, por el doctor en fisioterapia, Albert Leduc. Se centra en la propuesta de un tratamiento conservador de los edemas, con énfasis en la prevención. Se compone de tres fases:

Drenaje ganglionar: uso de presión simple para estimular el vaciado ganglionar.

Drenaje o maniobra de llamada: movimiento basado en incrementar la frecuencia de las contracciones de los conductos linfáticos que drenan cada región y acelerar la evacuación del edema.

Drenaje o maniobra de reabsorción: se centra en la reabsorción del edema por parte de los conductos linfáticos y venosos.

  • Método Godoy: nace en Brasil, producto de las investigaciones de los doctores José María Pereira de Godoy y María Fátima Guerreiro. Aporta nuevas técnicas y un enfoque interdisciplinar, basado en cinco claves esenciales: drenaje linfático manual con movimientos lineales que impiden el reflujo de la linfa. Gimnasia pasiva con aparatos electromecánicos.Terapias de compresión. Actividades miolinfoquinéticas y educación nutricional.

¿Cómo se realiza?

El masaje que se aplica en el drenaje linfático sigue un conjunto de pasos para garantizar su efectividad:

  • El contacto con la piel y la presión que se ejerce deben ser suaves (menos de 40 mmHg), sin producir molestia ni dolor.
  • El movimiento de las manos es concreto, intencionado, lento y repetitivo, siguiendo la dirección de los conductos linfáticos.
  • El tiempo que dura una sesión puede variar, pero si la meta es realizar un tratamiento completo, no será menor de una hora.

Para conseguir un óptimo efecto, es importante seguir un ritmo adecuado y efectuar bien las maniobras, tomando en cuenta la presión exacta.

¿Para qué sirve?

El drenaje linfático genera un estado de relajación y calma muy agradable, ideal para las personas que sufren estrés o ansiedad e incluso, para aquellas que atraviesan procesos agudos de dolor. Tiene importantes aplicaciones terapéuticas en el campo de la oncología, para el tratamiento del linfedema; además está indicado en los siguientes casos:

  • Acné.
  • Celulitis.
  • Edemas faciales.
  • Piernas cansadas.
  • Edemas por embarazo.
  • Varices.
  • Artritis, artrosis y afecciones de las partes blandas.
  • Edemas postoperatorios y mejoría en la cicatrización.
  • Hematomas.
  • Edemas causados por traumatismos: distensiones, desgarros musculares y luxaciones; por lo que está indicado en la recuperación de deportistas.

Recomendaciones para el drenaje linfático manual

  • El drenaje linfático manual debe ser efectuado por un profesional de la salud, fisioterapeuta o experto en medicina estética.
  • La piel no debe frotarse, retorcerse ni restregarse, para evitar daños en la dermis o en los vasos linfáticos.
  • No deben emplearse instrumentos que succionen la piel ni aparatos de masajes portátiles, pues podrían ocasionar daños en los músculos o flacidez.
  • No debe aplicarse en personas con insuficiencia cardíaca, hipotensión arterial, bronquitis o asma, pues podría empeorar su condición de salud.
  • Debe evitarse en caso de infecciones agudas, debido a que mejorar la circulación de la linfa puede ayudar a que la infección se propague por todo el cuerpo.

 

Si quieres convertirte en un profesional especializado en Osteopatía, solicita información sin ningún compromiso sobre nuestro Master en Osteopatía. ¡La formación, tu mejor inversión!

Avatar de marco Soto

Acerca del autor:

marco Soto

Ver todas las entradas por marco Soto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR