Blog de ISTENAC

Beneficios de los ejercicios excéntricos

Beneficios de los ejercicios excéntricos

Los ejercicios excéntricos son aquellos en los que se producen, al mismo tiempo, un estiramiento y una contracción muscular, como por ejemplo el alargamiento de los músculos de los glúteos al bajar mientras se ejecuta una sentadilla. Se denominan excéntricos por el tipo de contracción que el músculo realiza.

Los músculos tienen diferentes formas de estirarse o contraerse ante la aplicación de una tensión o fuerza (contracción). Cuando las fibras del músculo se alejan unas de otras se origina una contracción excéntrica que produce pequeñas lesiones y el cuerpo repara y regenera con mayor fuerza.

Las contracciones excéntricas se producen con frecuencia en las actividades cotidianas. Un ejemplo es el movimiento del brazo al comer. Al doblar el brazo para llevar un alimento a la boca, la contracción es concéntrica, pero al bajarlo para que regrese a su estado de reposo, la contracción es excéntrica.

Los ejercicios excéntricos también se conocen como “trabajo negativo” porque es la parte descendente del movimiento y a favor de la gravedad, es decir, desaceleran o frenan el movimiento, como al bajar escaleras.

¿Para qué sirven?

Los ejercicios excéntricos tienen distintas utilidades que van más allá del entrenamiento físico; entre ellas la preventiva, sobre todo para evitar lesiones musculares y tendinosas, ya que devuelven la resistencia de la musculatura, luego de elevadas dosis de esfuerzo físico.

En la actualidad este tipo de ejercicios los aplican desde equipos profesionales y atletas de élite, hasta centros de rehabilitación y fisioterapia.

Estudios científicos demuestran que los ejercicios excéntricos, en patologías de tendones, ayudan a su recuperación funcional y a minimizar las recaídas. Son muy usados en programas de recuperación de tendinitis rotuliana, tendinitis de Aquiles, tendinitis del manguito de los rotadores, epicondilitis y epitrocleitis (patologías del codo).

También se utilizan para tratar lesiones musculares y miotendinosas, en la unión del músculo y el tendón.

Beneficios de los ejercicios excéntricos

  • Se pueden realizar en cualquier lugar ya que con el propio peso corporal, mancuernas o bandas elásticas, se ejecutan sin problemas.
  • Aumentan la fuerza muscular, resistencia y velocidad articular.
  • Incrementan la flexibilidad.
  • Disminuyen y previenen lesiones musculares y articulares. En el caso de las articulaciones debido a la tensión regular que somete al tendón y en el caso de los músculos porque los fortalece, así como a los tejidos conectivos que sostienen, protegen y estructuran otros tejidos y órganos del cuerpo.
  • Facilitan la regeneración de tejidos, al promover la formación de fibras de colágeno.
  • Ayudan a mejorar el rendimiento deportivo.
  • Contribuyen en el desarrollo de la elasticidad de los tejidos musculares, tendinosos y articulares, gracias al aumento en la síntesis de colágeno.
  • Sirven para aumentar la fuerza explosiva reactiva en la que el ciclo de acortamiento-estiramiento es rápido y el trabajo a velocidad alta.
  • Optimizan el control neuromuscular y la postura del cuerpo, al mejorar la estabilidad.
  • Mejoran la readaptación al esfuerzo.
  • Incrementan la respuesta de la contracción concéntrica.
  • Debido a su bajo consumo metabólico, se recomiendan en personas mayores y de forma especial en diabéticos, pues resultan muy beneficiosos para evitar las hipoglucemias.
  • Previenen la sarcopenia (afección caracterizada por pérdida de la masa, fuerza y funcionamiento muscular en los adultos mayores) y otras enfermedades crónicas.

Contraindicaciones

La principal contraindicación de los ejercicios excéntricos, en el tratamiento de lesiones, es su ejecución en la fase adecuada de la dolencia, por lo que es necesario consultar con el fisioterapeuta quien determinará el momento apropiado para desarrollarlos.

Así mismo, debido al daño estructural que generan, debe ser monitoreada su ejecución en personas con enfermedades metabólicas, como hipotiroidismo.

Al realizar ejercicios excéntricos también es importante tomar en cuenta ciertos criterios para que resulten realmente beneficiosos:

  • Utilizar técnicas adecuadas de respiración al momento de ejecutarlos.
  • Recordar que producen incremento de frecuencia cardíaca y tensión arterial.
  • En etapas iniciales de recuperación muscular no deben utilizarse cargas máximas excéntricas.
  • Las repeticiones excesivas pueden originar lesiones.
  • El estiramiento exagerado del músculo puede producir rabdomiólisis, la ruptura del tejido muscular que provoca la liberación de mioglobina (proteína) en la sangre y que podría dañar los riñones.  

El ejercicio excéntrico debe ser prescrito por un especialista y adaptado a la persona, basado en el incremento progresivo de las cargas y el tiempo de recuperación.

 

Si quieres convertirte en un profesional especializado en Osteopatía, solicita información sin ningún compromiso sobre nuestro Master en Osteopatía. ¡La formación, tu mejor inversión!

Avatar de marco Soto

Acerca del autor:

marco Soto

Ver todas las entradas por marco Soto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR