Blog de ISTENAC

Desintoxica tu hígado

Desintoxica tu hígado

El hígado es el segundo órgano más grande del cuerpo y uno de los encargados de mayor variedad de funciones. Las tres más importantes son: purificar la sangre, eliminando toxinas y células que ya no son necesarias, contribuir a sintetizar los glúcidos y lípidos, permitiendo además evitar hemorragias y ayudar a almacenar vitamina A, D, K y E, necesarias para obtener energía.

Es capaz de limpiarse a sí mismo, enviando sustancias tóxicas al intestino para ser excretadas, no obstante, es susceptible a los malos hábitos de vida y la ingesta constante de sustancias dañinas que lo obligan a trabajar en exceso, provocando daños graves y a veces irreversibles.

La mala alimentación, el sedentarismo, el sobrepeso, la ingesta excesiva de grasas, una hidratación deficiente, hábitos de vida poco saludables, como el abuso del alcohol, tabaco y otras drogas, el consumo excesivo de ciertos medicamentos e incluso, emociones como la ira, la frustración o la irritabilidad pueden saturar el hígado, disminuyendo su capacidad funcional y afectando la salud en general.

¿Qué alimentos debemos consumir?

La nutrición es importante a la hora de cuidar el hígado y entre los alimentos que ayudan a depurarlo están:

  • Alcachofas. Contribuyen a la limpieza y depuración del hígado. Son ricas en silimarina, un antioxidante aliado en el cuidado de este órgano. Lo ideal es ingerirlas 2 o 3 veces por semana, crudas o al vapor.
  • Brócoli. Muy recomendado para la salud hepática, por contener azufre, imprescindible para desintoxicar. Consumir 3 o 4 veces por semana, salteados o al vapor.
  • Garbanzos. Son fuente de aminoácidos, esenciales para formar enzimas que intervienen en el metabolismo de la depuración del hígado. Ingerir 4 veces por semana.
  • Manzanas. Contienen antioxidantes, necesarios en el proceso de desintoxicación y en pectina, una fibra que favorece el tránsito intestinal. Consumir una al día, cruda o en compota, preferiblemente verde.
  • Ajo. Tiene propiedades anti inflamatorias que contribuyen a regular y mejorar el funcionamiento del hígado y es rico en alicina, un compuesto de azufre que ayuda a su limpieza.
  • Limón. Es rico en vitamina C, flavonoides y carotenoides que combaten el estrés oxidativo y protegen el hígado.
  • Aguacate. Fuente de grasas saludables que puede contribuir con la protección del hígado y limpieza de sustancias nocivas o innecesarias.

Los alimentos naturales como las frutas y verduras, ricas en fibra, los vegetales de hojas verdes: repollo, lechuga, apio, espinacas; las especias y alimentos amargos, como la cúrcuma, el boldo y la salvia y el aceite de oliva no pueden faltar en la dieta diaria para limpiar y cuidar el hígado.

¿Cuándo debemos consumir estos alimentos?

El hígado saturado muestra indicios de la necesidad de hacer cambios positivos en la  alimentación y corregir hábitos de vida:

  • Disminución de la concentración.
  • Estreñimiento.
  • Sensación de pesadez y mala digestión.
  • Piel seca.
  • Constante irritabilidad.
  • Pereza o dificultad para tomar decisiones.

Nutrirse e hidratarse de forma correcta es el paso más importante para cuidar el hígado y gozar de buena salud, por lo que no es necesario esperar que envíe señales de alerta para tomar la decisión de llevar una dieta sana y balanceada, centrada en las frutas y verduras e incorporando alimentos que ayudan a depurar el sistema hepático. Este debe ser un hábito diario.

Recomendaciones para mantener una buena alimentación

  • Incluir en la dieta diaria alimentos de todos los grupos.
  • Realizar por lo menos 30 minutos de actividad física al día.
  • Reducir la ingesta de café y bebidas alcohólicas.
  • Beber mucha agua, por lo menos 8 vasos diarios.
  • Evitar los alimentos artificiales que contienen sustancias difíciles de eliminar: grasas, bebidas azucaradas, dulces, mariscos, bebidas alcohólicas y alimentos procesados.
  • Consumir preferiblemente carnes blancas: pollo y pescado.
  • Utilizar hierbas al cocinar, para resaltar los sabores y ayudar a la digestión. Sazone con ajo, cebolla, pimienta, jengibre, cilantro, perejil.  
  • Tomar té verde, es un antioxidante natural que estimula las funciones hepáticas.
  • Consumir batidos de frutas naturales: fresas, moras, arándanos y frambuesas ayuda a prevenir algunas patologías del hígado, ya que los ácidos que contienen reducen los niveles de azúcar en sangre.

Una alimentación sana y balanceada y hábitos de vida saludable no solo contribuyen a cuidar el hígado, sino que brindan bienestar y previenen muchas enfermedades.

Si quieres ser especialista en Naturopatía y ampliar tus conocimientos, solicita información sin compromiso sobre nuestro Máster en Naturopatía. ¡Diferénciate profesionalmente!

 

Avatar de marco Soto

Acerca del autor:

marco Soto

Ver todas las entradas por marco Soto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR