Blog de ISTENAC

Parálisis facial

Parálisis facial

Es la parálisis en la musculatura de la cara, puede ser en uno (lo más común) o ambos lados de ella, cuando ocurre la persona no es capaz de mover el rostro o se le dificulta.

Está parálisis es producto de un fallo en el nervio facial, este no es capaz de enviar las órdenes a la musculatura de la cara. Una forma de detectarla es cuando las personas no pueden sonreír o la sonrisa se ve caída en un lado, hay alteraciones en el habla, no puede cerrar el ojo, levantar una ceja, etc. También es común que el paciente sienta una debilidad en el rostro, haya flacidez y note algunas alteraciones sensoriales.

Las causas pueden ser un accidente cerebrovascular, tumor o infección cerebral, por un traumatismo, entre otros. También puede ocurrir por estrés, en cuyos casos la parálisis es temporal y puede desaparecer incluso a las horas.

Riesgos de una parálisis facial

En ocasiones la causa no es clara, pero existen factores de riesgo que pueden influir o causar la alteración, algunos de estos son:

  •  Infección por VIH
  •  Infecciones en las vías respiratorias superiores
  •   Herpes Zóster
  •  Enfermedad de Lyme
  • Sarcoidosis
  •  Diabetes
  •  Embarazo
  • Señal de que ocurre un ACV
  • Tumor cerebral
  • Traumatismos
  • Infección cerebral

Si la parálisis no se trata pueden persistir complicaciones debido a un daño irreparable en el nervio facial que incluyen: inmovilidad en el área afectada, dificultad en el habla, flacidez en el lado afectado, problemas de vista (en ocasiones las personas no pueden cerrar el ojo), dolor, espasmos, entre otros.

¿Cómo evitarla?

No hay una manera directa de evitar la parálisis, pero lo principal es mantener una vida sana, estar alerta a señales y minimizar los factores de riesgo que aumentan la posibilidad de que ocurren, esto puede ser con simples medidas cómo:

  • Cumplir los tratamientos médicos.
  • Hacer ejercicio y comer balanceado.
  • Protegerse la cara, el rostro y cráneo, en especial a practicar deportes o conducir motocicleta.
  • Cuidar la presión arterial, para disminuir el riesgo de un ACV.
  • Estar atentos a signos y síntomas neurológicos y acudir al médico para descartar lesiones.

Características clínicas y pronóstico

Aunque principalmente se relacione con cambios en la cara o la falta de movilidad, hay signos de alerta de que hay alguna alteración como lo son dolor de cabeza, problemas de audición, zumbidos en el oído, vértigo o mareos, confusión e inestabilidad, babeos, alteraciones en el gusto y disminución de la saliva y lágrimas.

La parálisis facial pasa por 3 etapas:

  • Hipotónica: es la etapa donde existe la parálisis facial, suele estar en un solo lado de la cara que permanece inmóvil, mientras la otra mitad no afectada tiene hiperactividad de la musculatura.
  • Reinervación: es donde empieza a aparecer movilidad en los músculos faciales afectados.
  • Sincinesias y contracción muscular mantenida: son producto de las secuelas de la parálisis, son contracciones involuntarias e inconscientes en la musculatura de la cara debido a movimientos voluntarios. Pueden reflejarse en tics nervios, tensión, rigidez o molestias.

El pronóstico de la parálisis facial es predominantemente favorable en la mayoría de los casos. El proceso de recuperación varía de paciente en paciente por lo que los tiempos no son iguales, pero algo que sí es común es que las mejoras son graduales.

Algunos pacientes no reciben tratamiento, sin embargo, la disminución de los síntomas suele aparecer 2-3 semanas luego de comenzar la parálisis y la recuperación de la funcionalidad total entre 3-6 meses.

A pesar de que no es común algunas personas pueden tener por más tiempo las consecuencias de la parálisis, debido a que depende de la magnitud de la afectación nerviosa y muscular. Algunas personas pueden quedar con ciertos movimientos limitados y alteraciones en la cara que persistirán. El pronóstico suele ser negativo en personas que tienen una parálisis completa del rostro.

Ejercicios faciales que ayudan a liberar tensiones

Realizar una serie de ejercicios en el rostro ayuda a estimular, tonificar y eliminar las tensiones en los músculos. Estos se recomiendan hacer frente a un espejo para notar la evolución y enviar señales de corrección al cerebro.

  •  Levantar una ceja y luego la otra
  •  Arrugar la frente o fruncir el ceño
  • Arrugar todo el rostro
  •  Entrecerrar los ojos
  • Sonreír con labios cerrados y luego juntar los dientes mientras se abren los labios
  •  Lanzar besos y poner la boca como si se va a silbar, pero solo soltar aire
  •  Mover los labios manteniéndolos cerrados a la derecha e izquierda
  • Apretar el mentón
  •  Subir las cejas y abrir la boca como en señal de sorpresa
  • Sacar la lengua y moverla a las comisuras de los labios derecha e izquierda
  • Subir y bajar la lengua dentro de la boca y afuera

Tratamiento

El tratamiento dependerá del tipo y la causa de la parálisis, si bien en ocasiones no es necesario aplicar alguna técnica en especial se recomienda además de los ejercicios faciales:

  • Masajear la cara suavemente para estimular la musculatura, con movimientos de abajo a arriba, puede ser con distintas texturas (no agresivas). El masaje se hace en todo el rostro, pero con mayor énfasis en el área afectada.
  • Usar calor y/o frío en la cara.
  • La acupuntura es otra alternativa terapéutica usada, en especial es recomendada la electroacupuntura por su estimulación más continua a los músculos afectados.

Algunos pacientes necesitarán medicamentos y/o colirio para lubricar los ojos, debido a que si no pueden cerrarlo puede presentar muchos inconvenientes y secuela, de igual forma en pacientes con dolores o espasmo continuos es necesario fármacos que alivien los síntomas.

Si quieres convertirte en un Especialista en Acupuntura solicita información de nuestro Máster en Acupuntura.

Avatar de marco Soto

Acerca del autor:

marco Soto

Ver todas las entradas por marco Soto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR