Blog de ISTENAC

Cesárea y acupuntura

Cesárea y acupuntura

Durante el séptimo mes del embarazo generalmente el feto se coloca en posición de parto, es decir, posición cefálica, con la cabeza hacia abajo. No obstante, algunas mujeres llegan al final del embarazo con el feto en presentación anómala,  colocado de nalgas, de frente, de cara o de hombros, lo que hace necesario una cesárea.

Cuando se manifiestan estas posiciones anómalas del feto (de nalga o en posición transversal), se puede recurrir a la medicina tradicional china, específicamente a la acupuntura, para intentar que el bebé se coloque en presentación cefálica, es decir, de cabeza y favorecer un parto natural.

¿Cómo evitar la cesárea con la acupuntura?

Para la medicina tradicional china la concepción-fecundación, primer paso de la gestación, lleva la energía y la sangre de todo el cuerpo a concentrarse en el útero de la madre, para nutrir y fortalecer el nuevo ser.

En el momento en que se produce un desequilibrio entre la sangre y la energía, el feto no adquiere la postura necesaria para el parto o no se mantiene en la “posición de salida” y la solución se enfoca en una incisión cesárea.

Se activa entonces un punto de acupuntura conocido como “meridiano de la vejiga” que se corresponde con la cara externa del dedo meñique de la embarazada, para movilizar la sangre de la madre y su energía, logrando que el feto retorne a la posición cefálica y el parto pueda ser por vía vaginal.

¿Por qué se evita la cesárea con la acupuntura?

  • Para favorecer el parto natural, promoviendo el parto humanizado y los derechos de la madre y de su hijo.
  • Disminuir la mortalidad y morbilidad asociada a la cesárea, tanto de la madre como del bebé, en comparación con el parto natural.
  • Lograr una recuperación más rápida y fácil mediante el parto normal.
  • Minimizar el impacto económico que supone una cesárea y que supera al parto vaginal.

¿Cuál es la técnica utilizada?

La técnica utilizada se conoce como moxibustión o aplicación moxa. Se trata de una práctica muy sencilla que se utiliza desde hace muchos años en la medicina tradicional china.

La moxibustión es un método terapéutico, declarado en 2010 por la Unesco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y consiste en aplicar calor para estimular una serie de puntos del cuerpo, los puntos de acupuntura, mediante la moxa o especie de puro, hecho de la raíz de la planta china conocida como artemisa (Artemisia vulgaris) o hierba de San Juan, con el fin de sanar alteraciones o enfermedades y lograr el equilibrio de las funciones fisiológicas.

Diversos estudios han comprobado que utilizar la técnica de la moxibustión, durante el tercer trimestre del embarazo, ayuda a reducir hasta un 25 por ciento el número de partos por cesárea.

¿En qué consiste?

El tratamiento debe realizarse bajo supervisión médica. Se basa en aplicar calor, mediante la combustión de la planta artemisa,  de manera indirecta, en el conocido meridiano de la vejiga que rodea el útero y  se corresponde con la cara externa del dedo meñique (punto de acupuntura Vejiga 67, Zhiyin), en embarazadas cuyo feto se encuentra en posición no-cefálica, entre la semana 33 y 35 de la gestación.

La terapia tiene una duración cercana a las dos semanas, con sesiones de 15 minutos aproximadamente, pudiendo hacerse dos veces al día y se debe detener tan pronto el feto de la vuelta y se coloque en posición normal.

 

Si quieres convertirte en un Especialista en Acupuntura solicita información de nuestro Máster en Acupuntura.

Avatar de marco Soto

Acerca del autor:

marco Soto

Ver todas las entradas por marco Soto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR